Dios nos ha llamado a ser conquistadores y no conquistados!, Su palabra nos inspiran a seguir avanzando, a correr a atravesar barreras, a poseer lo imposible a levantarse cuando hemos caido. Ese espíritu de conquista estaba en Josue, Caleb, David, Gedeon y otros. La Iglesia primitiva tomó como tarea conquistar al mundo conocido en aquel entonces llevando el mensaje de Salvación y vida eterna. ¿Y usted?, ¿Está listo para conquistar?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

English English Spanish Spanish