El Señor Jesucristo vino para establecer una iglesia gloriosa, regresará por esa iglesia sin mancha y sin arruga. Su palabra nos afirma en las verdades que nos garantizan vivir una vida victoriosa y bendecida. La autoridad y el poder que Dios nos ha dado está por encima de todo en la tierra. Además de lo anterior no nos ha dejado solos, nos dió su Espíritu Santo para empoderarnos y ser testigos eficaces del evangelio mismo. Un evangelio que es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree!

Cómo miembros del cuerpo de Cristo, no debemos conformanos, sino levantarnos en una vida del espíritu por medio de su Espíritu, caminar en discernimiento espiritual, fortalecer a nuestros hermanos debeiles en la fe y corregir privadamente a aquellos lideres que se nos desvian de las verdades del evangelio. Pero muy importante tambien es fortalecer nuestra fe ya que esta la que ha vencido al mundo, nuestra fe.

FE

Una de las condiciones para vivir una vida victoriosa, abundante y bendecida es nuestra fe. Para comenzar sin fe es imposible agradar a Dios. Dios se agrada de aquellos que le creen, aquellos que son fieles en medio de las pruebas y tentaciones que el mundo nos ofrece.

Se requiere la fe para ser salvos como bien lo dice en San Juan capitulo tres, “…para que todo aquel que en el crea no se pierda…”, en el libro del apostol Pablo a los Galatas capitulo tres dice “…los que son de fe, estos son hijo de Abraham y herederos según la promesa…”, una y otra vez el Señor Jesus exhortó a sus seguidores diciendo, “Cree solamente”, Si tuviereis fe…”, “Tened fe en Dios”, “conforme a tu fe te sea hecho”, “estas señales seguirán a los que creen…”. Es por la fe que somos perdonados, salvados, justificados, sanados y hasta recibimos al Espiritu Santo por la fe.

Para que la seamos una iglesia gloriosa necesitamos esa vida de Dios, la fe de Dios. Esa fe que obra por el amor.

AMOR

Dios es amor, somos animados por la palabra a andar en amor los unos a los otros. Cuidado con aquellos que te inducen a atacar a la iglesia, a nuestros hermanos y hermanas. Hoy se dicen cosas groseras contra algunos lideres de la iglesia, ya sea movidos por los celos, el recentimiento, o aspectos teológicos, exponemos debilidades, inmaginaciones y hasta falso testimonio con el fin de restarle a otros el buen nombre que el Señor les ha dado. EL amor cubre multitud de faltas, nos enseña a orar por otros, perdonar, bendecir inclusive a aquellos que nos maldicen. El que no ama no conoce a Dios, y el amor es, sufrido, benigno, todo lo cree, todo lo soporta, no busca lo suyo, no es jactancioso, nunca deja de ser…, El amor de Cristo nos une, como cuerpo somos edificados en amor. No permitamos que celulas cancerosas de odio afecten el cuerpo, la iglesia del Señor Jesucristo. Su novia y futura esposa.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

English English Spanish Spanish